Jaque mate

Lo más triste de las despedidas es que da igual cuánto queramos retrasarlas, es el final no escrito de la vida. Y más vale aceptarlo, más vale hacerse a la idea desde el principio de la novela. Lo más triste de las despedidas es cuando decides llevar tú la iniciativa, cuando te das cuenta de que la nostalgia sólo pesa mientras la cargues sobre tu espalda.
Porque lo efímero es vivir de ilusiones, la ilusión de que esa cosa se va a volver a producir. Que no hay nada que te deje con ganas para siempre, y que solo te quede el recuerdo.

Fin. Mayo de 2012.

Opium

/ 30 de julio de 2011 /


Las oportunidades de ser feliz están contadas, limitadas, con fecha de caducidad y marcadas. O las encuentras, las disfrutas y las recuerdas por mucho, mucho tiempo, o las dejas pasar. Por desgracia, esas oportunidades no son lucecitas de neón ni alarmas de incendio, y ni se ven desde las afueras de la ciudad cuando conduces por la carretera ni te avisan con antelación.
Pero aún así, y aunque sea un puto cliché, no sólo lo que voy a decir si no yo misma (en tu ansia, tu tormento, no hay nada original), lo cierto es que soy del tipo de persona que cree que las cosas importantes pasan cuando eres joven. Y que luego sólo queda angustia y dolor.


Marcy Playground
Opium


MA-ÑA-NA

1 coliflores:

{ max estrella } on: 1 de septiembre de 2011, 0:43 dijo...

Me chifla tu blog!!

 
Copyright © 2010 melt, All rights reserved